italiano english german french spanish russian

Cables Ethernet flexibles: descripción y elección del uso del mejor cable

¿Cable de red rígido o flexible?

Los cables flexibles responden a exigencias bien precisas y son ideales:
-          Para resistir mejor a la manipulación, ya que utilizan conductores de cobre multihilo y pueden doblarse repetidamente;
-          Cuando es difícil tender cables rígidos en tubos.
 

Mientras los cables Ethernet rígidos están formados por conductores rígidos, los cables de conexión se realizan con conductores flexibles (torón de cobre). Gracias a su flexibilidad, soportan bien las manipulaciones, como, por ejemplo, las debidas a reconexiones que implican frecuentes flexiones.

La serie llamada LANF corresponde a este tipo de cable.
 

Los cables de conexión preensamblados y probados en fábrica son, indudablemente, la mejor elección para conectar los terminales del cableado horizontal y los dispositivos de conexión de red, como conmutadores (switch) y concentradores (hub), a través de los paneles de conexión; además, sirven para conectar las tomas, normalmente en la pared, y los dispositivos de red, como ordenadores, impresoras y otros dispositivos Ethernet de servicio.

En práctica, dichos cables son la parte del cableado de red que se puede ver y manipular. Debido a que quedan expuestos, los cables de conexión son, casi siempre, la parte más débil del sistema. Dobleces, desgarros, tirones, aplastamientos y contactos de mala calidad o desgastados son algunos de los daños que pueden sufrir los cables de conexión debido al uso y que reducen considerablemente sus prestaciones.
Aunque sea posible fabricar el propio cable de conexión empleando cables verticales o troncales, no es aconsejable hacerlo, sino que es mejor utilizar cables de conexión específicos, fabricados industrialmente, y de la misma categoría de transmisión que los cables verticales.
En caso de que se desee o sea necesario crear un cable de conexión con cables verticales o cables adecuados para largas distancias, es necesario seleccionar conectores adecuados para los extremos del cable, controlando atentamente los diámetros, expresados en mm o AWG, tanto del conductor interno como del aislante, para comprobar que el cable y el conector sean compatibles.
 

La fabricación de los cables de conexión y de los conectores RJ45 exige mucha precisión para garantizar siempre unas correctas y constantes prestaciones de transmisión; en este sentido, las cuchillas de contacto, que constituyen una plataforma capacitiva, deben quedar perfectamente paralelas ya que, en caso contrario, pueden provocar acoplamiento de señales o diafonía.

Además, la destorcedura y la separación de los pares, como resultado del proceso de acabado, aumentan la sensibilidad del cable a las interferencias. Por si todo esto fuera poco, el proceso de doblado mecánico que fija el conector al cable puede alterar la geometría normal del cable, aplastando los pares de conductores, y esto es otra fuente de interferencia diafónica y de atenuación. De todo ello se deduce que los cables de conexión realizados y probados en fábrica son componentes imprescindibles para obtener prestaciones de transmisión coherentes y fiables.
 

También se aconseja tener en cuenta las indicaciones sobre el radio de curvatura mínimo y la fuerza de tracción máxima y agrupar los haces de cables con abrazaderas de manera que queden holgados, pero no se enreden, y puedan girar libremente cuando se colocan en los paneles.

Los cables Ethernet flexibles de Cavel de la serie LANF poseen las siguientes características:
-          Radio de curvatura mínimo 20/40 (cat. 5e);
-          Espesor mínimo del cable 5 mm (cat. 5e);
-          Capacidad de banda de 100 a 600 MHz según la categoría.
 

Más información sobre nuestros cables flexibles (enlace)