italiano english german french spanish russian

Cables para videovigilancia: descripción y elección de uso del mejor cable

El cable, como elemento pasivo de la instalación, a menudo todavía se considera un elemento secundario con respecto a los aparatos. Por esto, los modernos estándares de transmisión (por ejemplo, HDCVI, AHD y HDTVI) han sido desarrollados por los principales fabricantes de aparatos con el objetivo de poder actualizar los sistemas analógicos sin tener que cambiar los cables, es decir, para poder usar las nuevas cámaras de alta definición con protocolos específicos que puedan ser transmitidos mediante cables coaxiales reutilizando los cables instalados para los antiguos sistemas analógicos, todo ello, prometiendo grandes resultados incluso con cables de escasa calidad.

Sin embargo, no se ha tardado mucho en constatar que las instalaciones antiguas, generalmente realizadas con cables con estándar RG59 o similares, comportan una degradación de la señal que reduce a la mitad las distancias útiles de funcionamiento de las cámaras con respecto a las previstas.

Esto se debe a la continua evolución de los instrumentos y de los estándares de vídeo cuya calidad y definición han ido mejorando constantemente y han obligado a desarrollar cables de altas prestaciones.

Por todo esto, hemos creado y desarrollado nuestra serie VS / VSHD, estudiada expresamente para soportar los sistemas más avanzados de grabación y transmisión analógica y digital (o híbrida) con elevadas prestaciones sea cual sea el protocolo o la resolución de imagen utilizados (HD-SDI, HDCVI, AHD, HDTVI, 720p, 1080p y 4K).

Diferencias y características de los cables para videovigilancia

Todos nuestros cables, sean de red, coaxiales o de fibra óptica, también se encuentran disponibles en formato compuesto, es decir, con cables de alimentación de diferentes secciones, lo que permite efectuar la instalación con un único tendido.

Los cables coaxiales se presentan en una gama muy completa. Gracias a su versatilidad, son ideales para cualquier tipo de instalación y no requieren grandes inversiones en aparatos. Por todo ello, son adecuados:

  • • en caso de exigencias de seguridad activa, es decir, cuando es necesario anular los tiempos de latencia y/o poder disponer de inmediato de los controles PTZ de las cámaras;
  • • cuando las distancias entre los puntos por alcanzar son considerables ya que, como es sabido, las distancias que permiten los cables coaxiales son todavía inigualables (por ejemplo, en aeropuertos, estaciones, metros, hospitales, plantas industriales, centros comerciales, etc.).

Para hacerse una idea solo hay que pensar que el más pequeño de la familia, el llamado microcoaxial VSHD40 con un diámetro apenas superior a 3 mm, permite alcanzar distancias de hasta 300 metros con los modernos estándares HDCVI y de más de 400 m en caso de analógico puro.

Dicho esto, reconociendo las indudables ventajas de las modernas tecnologías que viajan por la red y que permiten instalaciones interactivas y flexibles, también hemos desarrollado el VS540 que permite la videovigilancia con cable LAN y, por lo tanto, consiente aprovechar plenamente la tecnología digital IP en este ámbito.

También en este producto las cubiertas son totalmente de LSZH, indicadas para instalaciones de diferente tipo (interiores, exteriores, enterradas, lugares públicos, etc.); además, se encuentra disponible en versión compuesta con cables de alimentación, con cubierta de aislamiento de LSZH, en caso de que el consumo de los aparatos sea superior al estándar PoE (Power over Ethernet).

Cabe recordar que los cables coaxiales de la serie VDHD son los mejores medios de transmisión para los aparatos que soportan la tecnología EoC (Ethernet Over Coax); de hecho, permiten transmitir un tráfico de hasta 100 MB, en el mejor de los casos hasta una distancia de 850 m, mientras que un cable LAN presenta un límite de 100 m.

<pAsí, por ejemplo, con el cable VSHD113 y tecnología EoC es posible transmitir la señal IP a distancias superiores a 800 m, junto a la tecnología PoE.

IPor último, proponemos también una combinación de cable de fibra óptica con conductores de alimentación. Si no fuera por los costes de los convertidores de medios, la fibra sería la mejor elección también para las aplicaciones de CCTV de medias distancias; en cualquier caso, es indispensable para las largas distancias, como redes de autopistas o sistemas de videovigilancia urbana. Las fibras monomodales del cable VSS224210 están indicadas para instalaciones de decenas de kilómetros.

Solo cubiertas LSZH

Propiedades técnicas y consejos de colocación

Posibilidades de colocación:

Serie VS

Interiores

Exteriores

Tubos para cables enterrados

Con cables eléctricos de 50
a 1000 Vca o de 120 a
1500 Vcc

VSHD40

     

VSHD70

VSHD80

VSHD113

VS540

 

 

Una importante característica, común a todos los cables CAVEL dedicados a la videovigilancia, incluidos los conductores eléctricos, es que llevan una cubierta sin halógenos con las siguientes características:

  •  No propagador de la llama ni de incendio
  •  Baja emisión de humos
  •  Ausencia de humos ácidos halógenos
  •  Resistencia a los rayos UV
  •  Ideal para interiores, exteriores y tubos para cables enterrados.
  •  Recomendado para cableado de espacios públicos y allí donde se requiere la máxima seguridad en caso de incendio: escuelas, hospitales, bancos, aeropuertos, etc.
  • Conformes con la norma CEI-UNEL 36762, que permite la colocación en los mismos tubos de distribución que los cables de energía

 

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS DE LOS CABLES

Temperatura minima:

  • de instalación: -0 a 50°C

Temperatura de funcionamiento:

  • Cubierta PVC - 30 a 80°C
  • Cubierta LSZH - 25 a 80°C
  • Cubierta PE - 40 a 80°C